La histamina y la activación de los mastocitos pueden desempeñar un papel importante en el síndrome premenstrual (SPM) y el trastorno disfórico premenstrual (TDPM). Por eso, los síntomas relacionados al estado de ánimo se pueden aliviar con antihistamínicos y con estrategias naturales de reducción de la histamina.