Entre los relieves montañosos de Catamarca, Argentina, se eleva el pueblo de Antofagasta de la Sierra. Cada noviembre, las casas y cementerios se llenan de sabores y colores para recibir a las almas que vienen de visita.