Texto: Lara Briden
Traducción: Verónica Gelman
Foto de Pexels/furkanfdemir

 

La perimenopausia puede comenzar entre los doce y los dos años previos a la última menstruación. Puede traer aparejados síntomas como menstruaciones abundantes, cambios de humor, insomnio y sudores nocturnos.
La menopausia es la etapa de la vida que comienza un año después de la última menstruación. Puede traer síntomas como sofocos, aumento de peso e insomnio.
Hay una variedad de tratamientos naturales para aliviar los síntomas de la perimenopausia y la menopausia, tales como el magnesio, la taurina, la progesterona y estrógeno transdérmico.

Primer nivel: magnesio y taurina

El magnesio estimula el principal neurotransmisor inhibidor o calmante que tiene el cerebro, conocido como “GABA”. Combinado con la taurina, un aminoácido de efectos calmantes, el magnesio puede mejorar el sueño y regular el estado de ánimo y los sofocos. Recomiendo 300 mg de magnesio + 3000 mg de taurina.

Un artículo científico publicado en 2017, llamado “El magnesio en la práctica ginecológica: estado del arte”, habla de la efectividad del magnesio en el tratamiento de síntomas vinculados a la menopausia y la perimenopausia, y señala que funciona “normalizando la acción de las hormonas (principalmente la progesterona) en el sistema nervioso central”.

Consejo: Para reforzar este tratamiento, puedes agregar 50 mg de vitamina B6, que también estimula el neurotransmisor GABA.

Magnesio + taurina puede ser el único tratamiento que necesites tanto para los trastornos de ánimo y sueño como para los sofocos. Pruébalo durante unas semanas y si aún sufres estos síntomas, sigue con esta combinación pero evalúa sumar también el próximo nivel, la progesterona.

Segundo nivel: progesterona para la perimenopausia

La progesterona natural o micronizada es totalmente diferente de las progestinas utilizadas en las drogas anticonceptivas y en la terapia hormonal convencional (HRT en inglés). No estamos hablando de una droga sino de la benéfica hormona que tu cuerpo producía cuando tenías entre 20 y 40 años.

La progesterona tiene muchos beneficios:

  • Hace que las menstruaciones sean menos abundantes, por lo que puede combinarse con la cúrcuma y otros tratamientos para aliviar las terribles menstruaciones de la menopausia. Si son menstruaciones muy abundantes, es preferible tomar progesterona en cápsulas (como las que ofrece la marca Prometrium) que usar una crema. Para profundizar en el tema de las menstruaciones abundantes y conocer más sobre la importancia de tratamientos como el hierro y suspender la ingesta de lácteos, lee los capítulos 9 y 10 de mi libro “Cómo mejorar tu ciclo menstrual” y la publicación en mi blog sobre el tema (en inglés).
  • Alivia los sofocos, también si se la toma sola, sin combinarla con estrógeno. La progesterona funciona mejor en conjunción con el magnesio y la taurina.

  • Mejora los trastornos del ánimo y el sueño, porque la progesterona calma los receptores del neurotransmisor GABA en el cerebro. Para regular el ánimo, generalmente funciona mejor en cápsulas que en crema.

  • Ayuda a eliminar la histamina del cuerpo, lo que alivia los problemas vinculados a la activación de mastocitos y el aumento de histamina que pueden producirse durante la perimenopausia y la menopausia.

  • Estabiliza el eje eje hipotalámico-pituitario-adrenal (HPA) y mejora tu capacidad para lidiar con el estrés.

El tratamiento de magnesio + taurina + progesterona puede ser suficiente para aliviar los síntomas. Prueba esta combinación por unas semanas y si todavía tienes síntomas, habla con tu acompañante médico sobre la posibilidad de sumar estrógeno.

Tercer nivel: Estrógeno

El estrógeno es mucho más seguro de lo que te han hecho creer y puede ser de gran ayuda para regular el sueño y el ánimo, así como para aliviar los sofocos. En su mayor parte, el riesgo de cáncer vinculado a la terapia hormonal convencional viene de la progestina sintética, no del estrógeno.

Si decides incorporar estrógeno a tu tratamiento, toma en cuenta las siguientes características para elegir cuál usar:

  • Que tenga dosis bajas, como la marca Vagifem (10 microgramos de estradiol) o Estradot (25 o 50 microgramos de estradiol).
  • Que sea bioidéntico, lo que significa que su estructura molecular es idéntica a la del estradiol o el estrógeno fabricados por el cuerpo humano. Afortunadamente, la mayoría (no todos) los estrógenos utilizados actualmente son bioidénticos. Eso incluye marcas como Vagifem, Estradot y Sandrena gel.
  • Que sea transdérmico, es decir, que se aplica en forma de crema, gel o parche y se absorbe a través de la piel. Es mejor y más seguro utilizarlo de esta manera.

Puedes tomar progesterona sin tomar estrógeno. Pero si decides usar estrógeno en tu tratamiento, deberías combinarlo con progesterona por los beneficios que esta aporta a la regulación del sueño, el ánimo y el dolor de mamas. Esto se aplica también si no tienes útero.

Para profundizar en este tema, recomiendo leer mi libro sobre perimenopausia, titulado Cómo mejorar tu salud hormonal, que está a punto de salir a la venta en español a través de Ginecosofía.

 

 

 

 

Lara Briden

Médica naturópata especialista en el ciclo menstrual. Ve el cuerpo como un sistema lógico y regenerativo que sabe qué hacer cuando se le brinda el apoyo adecuado. En sus veinte años de práctica, ha aprendido que los problemas de la menstruación responden increíblemente bien a la nutrición y otros tratamientos naturales. Su misión es llevar ese mensaje a las mujeres en todas partes para empoderarlas y que tengan períodos fáciles y asintomáticos.