HERBOLARIO | Bardana

Propiedades: Las acciones antimicrobianas y antifúngicas han sido demostradas en estudios in vitro. La bardana estimula el hígado y la secreción biliar y además posee una discreta actividad diurética, colerética, astringente, aperitiva, digestiva, hipoglucemiante y cicatrizante. Tradicionalmente, ha sido una de las plantas más empleadas como depurativo, para tratar abscesos, furúnculos; como tratamiento de fondo de problemas dermatológicos (psoriasis, dermatitis seborreica, acné, eccemas y afecciones descamativas de la piel), hiperuricemia, gota, artritis, litiasis renal, hipertensión arterial, edemas, sobrepeso acompañado de retención de líquidos, inapetencia, dispepsia, discinesias hepatobiliares y diabetes.

Forma de uso: Se utiliza de forma interna para tratar trastornos reumáticos, digestión difícil y retención de líquido. La infusión se prepara con 1 cucharada de hojas por 1 litro de agua recién hervida: beber 1 taza 2 o 3 veces al día. La decocción o cocimiento se prepara con 1 cucharada de raíz y tallo picado o triturado en 1 litro de agua fría, que se deja reposar algunas horas y luego se hierve no más de 5 minutos y al final se cuela: beber 1 taza 3 veces al día.

Uso externo para tratar enfermedades de la piel (heridas, úlceras y psoriasis) y hemorroides en forma de compresas o lavados.

Precauciones: Estos productos son auxiliares sintomáticos y no reemplazan lo indicado por el/la médico/a en el tratamiento de una enfermedad. Al consultar a su médico/a, infórmele que está usando esta hierba medicinal. Su uso está avalado solo por la tradición.