Morir como acto de libertad. Morir como una rebelión posible. Una mujer de 72 años se suicida. Su nieta abraza esa decisión y nos la comparte con una humildad y una ternura que nos conmueven.