BLOG

La ovulación como elemento regulador, indicador y generador de salud

junio 28, 2019

Si no tomas en cuenta la ovulación, no estás pensando en la salud

Texto: Lara Briden

Traducción: Verónica Gelman

 

Esta es una carta abierta a todas las personas dedicadas a la Medicina Clínica, al entrenamiento físico y a la comunicación que ofrecen consejos sobre el cuidado de la salud sin tener en cuenta los ciclos.

 

 

Estimado/a:

Tu consejo para el cuidado de la salud puede provocar que tus consultantes dejen de ovular. Eso es un problema, porque la ovulación regular no tiene solo la función de hacer bebés. También es un indicador importante o “signo vital” de la salud general de las mujeres. Más aún, la ovulación regular es la única forma en que tus consultantes generan las hormonas que necesitan para la salud de sus cerebros, huesos y metabolismo.

Así como valoras la testosterona en tus consultantes masculinos, te pido que valores el estrógeno y la progesterona en tus consultantes femeninas. Si no tomas en cuenta la ovulación, no estás pensando en la salud.

Atentamente,

Lara Briden

 

Y para mis queridas lectoras, les ruego que compartan este mensaje lo más extensamente que puedan, con todas y todos los doctores, entrenadores físicos y comunicadores de la salud.

Les comparto algunos aspectos simples que es importante entender sobre la ovulación, comenzando por la pregunta más básica: ¿Es realmente tan importante la ovulación?

 

Los beneficios de la ovulación

Sí, la ovulación es importante. Como señala la profesora de Endocrinología Jerilynn Prior, “los ciclos ovulatorios son tanto indicadores como generadores de salud”. Con “indicadores” se refiere a que la ovulación regular es un signo de que todo está bien en el cuerpo. Es decir, hay alimento suficiente y no hay demasiado estrés. La ovulación regular es también un signo de que la glándula tiroidea está funcionando bien y que la insulina no está demasiado alta (ya que la resistencia a la insulina altera la ovulación). Con “generadores de salud”,  se refiere a la ovulación como nuestra forma de producir nuestra muy necesaria dosis mensual de progesterona. (Recordemos que el estrógeno y la progesterona son tan importantes para las mujeres como la testosterona para los hombres).

Cada dosis mensual de progesterona es como un depósito en tus reservas de salud. Genera reservas para los huesos y el metabolismo que nos sostendrán durante las décadas que vivamos después de la menopausia. (Por eso es tan importante que ovulemos todo lo que podamos durante las décadas en las que somos reproductivamente activas y no anulemos el proceso con anticonceptivos hormonales).

Consejo: Los anticonceptivos hormonales no sustituyen la ovulación regular por el simple motivo de que la progestina no es progesterona. Para más información, lean este otro artículo (en inglés): The Crucial Difference Between Progesterone and Progestins.

Pero podrías estar pensando: “Espera un minuto. Nuestras ancestras no menstruaban tanto como nosotras. ¿Cómo generaban la progesterona?”. Y la respuesta es que nuestras ancestras generaban enormes cantidades de progesterona durante sus embarazos, así que no necesitaban tantos depósitos mensuales.

Para más información, pueden leer este artículo (en inglés): Do Women Need Periods?


Cómo detectar la ovulación

Signos de una ovulación potencial son la mucosidad fértil y una menstruación regular. Signos definitivos de la presencia de una ovulación son un aumento en la temperatura durante las horas de vigilia y un aumento en la progesterona medida por un análisis sanguíneo en la mitad de la fase lútea del período. Tener una menstruación regular no es un signo definitorio de que hay ovulación, ya que es posible tener un ciclo anovulatorio. Y del mismo modo, ¡los sangrados inducidos por las píldoras anticonceptivas no son menstruaciones! Entonces, para quienes trabajan en el cuidado de la salud: si la mujer que usted atiende toma la píldora, no va a saber si sus recomendaciones nutricionales le están anulando la ovulación o no.

Para más información, pueden leer este artículo (en inglés): The Right Way to Test Progesterone.

Las aplicaciones de celular para la menstruación son la primera tecnología de “biohacking” (utilización autogestiva de la tecnología para intervenir sobre el cuerpo y la salud). Hacer un seguimiento de nuestro ciclo menstrual nos da un conocimiento inmediato acerca de nuestro bienestar general. ¡La menstruación es un barómetro tan útil que me da pena por los hombres que no la tengan!


Motivos de la falta de ovulación

El motivo más común para no ovular es la mala alimentación, especialmente la ingesta insuficiente de carbohidratos. A esto se lo denomina amenorrea hipotalámica (AH). No es exactamente un desorden físico, sino que más bien se la podría caracterizar como una respuesta normal, adaptativa, de una ingesta nutricional insuficiente. La solución es comer mejor.

El segundo motivo más común para no ovular es el síndrome ovárico poliquístico (SOP), que –en la mayoría de los casos– responde a un descenso de la resistencia a la insulina. 

Para más información, pueden leer el capítulo 7 de mi libro Cómo mejorar tu ciclo menstrual (próximamente disponible en español a través de Ginecosofía).

En muchos sentidos, la AH y el SOP son bastante diferentes (casi opuestos) pero, lamentablemente, la AH constantemente se diagnostica erróneamente como una SOP “leve”. ¡Esto lleva a que se indique a mujeres con AH que deben reducir su ingesta de carbohidratos (la peor recomendación posible en estos casos)!

Para más información, pueden leer este artículo (en inglés): Do You Have PCOS or Hypothalamic Amenorrhea—or Both?

Otros motivos posibles para haber dejado de ovular son los problemas de tiroides, tomar de anticonceptivos hormonales, haber dejado recientemente los anticonceptivos hormonales, tener altos niveles de prolactina, sensibilidad al gluten, deficiencia de zinc o una dieta vegana, y tomar ciertos medicamentos. 

Lara Briden

Médica naturópata especialista en el ciclo menstrual. Ve el cuerpo como un sistema lógico y regenerativo que sabe qué hacer cuando se le brinda el apoyo adecuado. En sus veinte años de práctica, ha aprendido que los problemas de la menstruación responden increíblemente bien a la nutrición y otros tratamientos naturales. Su misión es llevar ese mensaje a las mujeres en todas partes para empoderarlas y que tengan períodos fáciles y asintomáticos.